Miches es uno de los principales atractivos turístico del país, por sus hermosas playas y el ecoturismo.

MICHES, El Seibo. El proyecto turístico sostenible Tropicalia que se desarrolla en esta comunidad de Miches, en la costa sur de la Bahía de Samaná, con el aporte financiero de la Corporación Financiera lnternacional, del Banco Mundial y el BID Invest, que es el brazo de ayuda al sector privado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aportará 1,800 empleos en la fase de construcción.

El proyecto Tropicalia lo ejecuta el Grupo Cisneros, a través de Cisneros Real State, y la contraparte de la IFC que se encarga de este es la dominicana residente en Wa-shington, Gisselle Rohmer.

“Para nosotros este ha sido un proyecto estrella, para toda la IFC y la Corporación, en República Dominicana y Latinoamérica también, porque con Tropicalia estamos apoyando un proyecto que entendemos que va a ser el ancla de desarrollo del turismo sostenible de este país”, afirmó.

El proyecto tiene características ecológicas, orientadas a ser un destino sostenible de bajo impacto, según han explicado sus desarrolladores.

El resort incluye 169 habitaciones y 24 residencias frente al mar y se enmarca en los lineamientos del Gobierno dominicano de desarrollar nuevos polos turísticos, generar empleos en zonas pobres y llegar a la meta de 10 millones de turistas en 2020/22.

 

¿Por qué en Miches?

De acuerdo con la encargada del proyecto en la IFC, fue desarrollado por ser Miches un municipio empobrecido, ya que el 60% de los hogares son pobres, el17% están en pobreza extrema y solo un tercio tiene acceso a empleos prácticamente artesanales, que generan pocos recursos.

“Para nosotros apoyar a Tropicalia es apoyar el desarrollo económico de Miches, vía la creación de empleos, de 1,800 directos y 500 puestos durante la operación. Una cadena de valor se va a conectar, como microempresarios, agricultores que van a suplir la comida y frutas, y entrenamiento de la población”, indicó.

Allí se va a necesitar mano de obra muy calificada porque este es un hotel de muy altos estándares, agregó.

 Turismo más exclusivo

Como un punto a destacar, el representante de la IFC en el país, Guillermo Villanueva, destacó que este será un turismo diferente al actual, debido a que va a conectar la gente con las comunidades, será más exclusivo, y dejará mayor cantidad de dinero en las comunidades que tienen mayor integración.

Mediante la Fundación Tropicalia, el Grupo Cisneros tiene tres años trabajando con la comunidad en la mejora del medioambiente, la educación y productividad de pequeños agricultores y se han gestionado financiamientos a microempresas, a través de la Adopem.

Además, se han recuperado 15 colegios de la municipalidad, en beneficio de 1,000 estudiantes, 240 docentes capacitados, más de 1,800 productores capacitados, entre otros aportes.

Capacitación técnica

La IFC también acompañará el proyecto con capacitación técnica para seguir desarrollando la cadena de valor y ayudar a las microempresas a desarrollar un modelo de negocios para que aprendan a acceder a financiamientos y también los ayudará a canalizar los financiamientos.

También, se ayudará a los agricultores mediante la capacitación, para que aprendan a diversificar sus producciones en bienes que les dejen más dinero.

“Todo ese estudio se está haciendo ahora y la IFC va a ayudar a Tropicalia. Esa es la forma de que logremos esa inclusión, la idea es que, si no se trabaja con las comunidades y no se dan las herramientas a las pequeñas y medianas empresas y a los agricultores, podemos poner un hotel ahí, pero ellos no van a poder beneficiarse del desarrollo económico que van a traer esas cadenas de hoteles y eso es parte de la sostenibilidad”, explicó Rohmer.

Junto con el acompañamiento, la IFC dará asesoría en igualdad de género. Según estudios de la IFC, cuando las mujeres son entes económicos las familias prosperan, los hijos estudian y consiguen mejores empleos y salen de la pobreza, y para ello asesorarán a Tropicalia para que al contratar personal aseguren la igualdad de género y al promover a sus empleados, como primer programa de este tipo que desarrollará la IFC en República Dominicana y el Caribe y que ya realiza en otras naciones.

Rohmer explicó que fue la propia empresa Tropicalia, del Grupo Cisneros, a través de la fundación, que les solicitó ese tipo de acompañamiento, porque están interesados en obtener el sello de Naciones Unidas sobre igualdad de género, “y los vamos a ayudar a lograr ese sello”.

 Hotel verde

El diseño y la construcción del hotel va a ser totalmente verde, lo que les facilita recursos de los bonos verdes de la IFC, que se otorgan a empresas que usan energía limpia, emplean mecanismo de lucha contra el cambio climático, y otros proyectos de sostenibilidad que buscan los inversionistas en activos no contaminantes.

“Tropicalia es el único proyecto de Latinoamérica que fue calificado para ser fondeado con bonos verdes y es de República Dominicana”, reveló.

El financiamiento de la IFC fue firmado en diciembre de 2018, tiene un plazo de 12 años y se hizo de forma conjunta con el BID. Además de un levantamiento de US$34 millones de inversionistas institucionales que sumó un financiamiento total de US$119 millones.

“Es un monto bastante importante. Y creo que es la inversión reciente más grande que ha hecho la IFC en República Dominicana”, agregó Villanueva.

Del total del paquete financiero de US$119 millones, la IFC aportó US$79.5 millones y el BID, US$40 millones. La construcción se llevará 24 meses y la apertura se estima para el trimestre del 2020-2011.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here