Las playas dominicanas son muy atractivas para los turistas.

Santo Domingo. El Ministerio de Turismo dominicano no tendrá este año entre sus proyectos de inversión la regeneración de las playas, un plan que ha estado en preparación para su ejecución desde hace años para corregir problemas en diversas zonas del país, pero que ahora se queda sin recursos.

El Presupuesto General del Estado 2020 no incluye el proyecto, cuyo costo era de 777 millones de pesos y para cuya ejecución hay una empresa autorizada desde hace casi cuatro años.

El Ministerio de Turismo y la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), los dos principales actores del turismo dominicano, no han ofrecido su versión en torno a esta decisión del gobierno de excluir el plan de regeneración de los proyectos de inversión planeados para este año.

Con este proyecto se esperaba acondicionar las playas de Boca Chica, Juan Dolio, Bayahibe, las de Arena Gorda-Cortecito, Macao y Cabeza de Toro en Punta Cana, así como las de Cosón, Las Ballenas-Punta Popy, Punta Popy y Playa Bonita, en Samaná, y playa Cofresí, en Puerto Plata, y El Morro y Juan de Bolaños-Costa Verde, en Montecristi.

Cuando el Ministerio de Turismo presentó el plan en el año 2016 calificó de urgente su aplicación, debido al ritmo de erosión acelerado que presentan las playas y el efecto significativo que puede tener sobre la actividad turística.

El turismo es la principal fuente de la economía dominicana, al genera más de 6,5 millones de dólares al año y uno de los principales compradores de productos criollos, según los informes del Banco Central de la República Dominicana y otras instituciones.

Para la aplicación del plan de regeneración de las playas resulta necesario el acceso de un endeudamiento por un máximo de 70 millones de dólares que, según los presupuestos en los que sí estaba incluido, debía ser concertado con la banca internacional a una tasa de interés compatible con la vigente para la República Dominicana y con un plazo mínimo de siete años.

En septiembre del año pasado el viceministro de cooperación internacional, Fausto Fernández, indicaba que el Programa de Regeneración de Playas en la República Dominicana “se ejecuta de acuerdo al cronograma establecido y se encuentra agotando el amplio proceso de evaluación, validación, etcétera, que normalmente este tipo de proyecto requiere, en un país con el potencial de desarrollo turístico como el que tiene la República Dominicana, y donde este insumo es una parte fundamental de nuestra oferta turística”.

Más de 60 % de los turistas que visitan el país lo hacen por sus playas del Este, una de las zonas más afectadas por la erosión. De acuerdo a la Encuesta de Opinión Actitud y Motivación a Extranjeros Residentes de 2018, que es la última disponible, un 35 % de los visitantes eligen la República Dominicana por la calidad de las playas.

El único plan que se mantiene en el Presupuesto General del Estado 2020 por otro año más del Ministerio de Turismo es el Programa de Turismo Sostenible Ciudad Colonial Fase II, por 518 millones de pesos aportados a través de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esta etapa del plan también arrastra retrasos, pese a que la fuente de los recursos ya está asegurada desde el año 2011. Un desencuentro en la forma de ejecutar el proyecto por parte del Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento del Distrito Nacional fue un factor, y luego fue en noviembre pasado que el Congreso Nacional aprobó ese endeudamiento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here