Aplausos para Mitur y Asonahores

0
324

Santo Domingo. Entre los turistas que vienen al país tenemos una fuerte presencia de parejas (más del 70% son casados) y de niños y adolescentes (el grupo de 0 a 20 años de edad suma más del 14%). Estos indicadores nos hacen considerar que las familias son un importante componente de nuestra población turística. Los niños, adolescentes y parejas se notan en los hoteles de playa, principalmente. El año pasado el 56% (aproximado) de los visitantes estaba por debajo de los 36 años de edad, y los de más de 50 años sumaron el 20%. Es decir, que tenemos un turismo compuesto principalmente por niños, adolescentes, jóvenes y parejas.

La oferta de los hoteles muestra que los niños y las familias son un segmento muy apreciado y codiciado. La mayoría de los grandes resorts tiene atractivos especiales y clubes con programas para niños y adolescentes. Algunos de ellos ya ofrecen o están programando habitaciones diseñadas pensando en las familias y se han puesto de moda los parques acuáticos, que todos sabemos son una atractiva carnada para atraer el turismo familiar.
Otro indicador importante es que el 100% de la oferta de habitaciones en nuestros grandes complejos turísticos opera en la modalidad todo incluido, en resorts con muchísimos controles de acceso, lo que si bien no impide filtraciones, establece importantes limitaciones a la prostitución en estos ambientes. Esto nos aleja de las condiciones que caracterizan a países reconocidos como destinos para el turismo sexual.
A pesar de estos alentadores indicadores, debemos aumentar la vigilancia y cuidar nuestro turismo del pernicioso fenómeno de la explotación sexual y comercial de niños, niñas y adolescentes, que sí asoma como lo muestran sendos estudios realizados en los años 1992 y 2001.
Estos estudios encontraron que el 30% de los clientes de este tipo de prostitución eran extranjeros, y en los casos de comunidades turísticas, aumentaba al 65% en los dos años analizados.
Por esto merece reconocimiento la decisión del Ministerio de Turismo y de la Asociación de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) de sumarse al programa de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y al Programa para la Prevención de la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes en el Sector Turismo. En enero pasado, ya la Asociación de Hoteles y Turismo del Norte (Asohonorte) se había incorporado a esta iniciativa.

Las empresas turísticas deben sumarse con entusiasmo a esta iniciativa, la que no por la convicción de sus capitanes, por conveniencia, porque la participación es muy valorada en la mayoría de nuestros mercados turísticos, por lo que exhibir el sello “Aquí protegemos a los niños”, se convierte en un plus, casi al nivel del compromiso ambiental.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí