Aprendizaje automático para reducir el fraude en la venta de billetes de avión

0
395

Millones de transacciones simultáneas en todo el mundo, la necesidad de asumir riesgos para llenar las plazas y unas barreras de seguridad informática muy bajas son la receta del éxito del creciente número de estafadores informáticos que venden billetes de avión. Así lo creen desde la plataforma de seguridad de transacciones Vesta, y sostienen que la clave para frenar este fenómeno es el aprendizaje automático, basado en la inteligencia artificial.

La pandemia ha permitido a la economía mundial dar algunos pasos adelante en la digitalización, especialmente en los países que aún estaban rezagados. Y, por supuesto, los viajes también estaban paralizados y limitados, por lo que en muchos casos, mientras las ventas en general caían en picado, el canal online aumentaba su participación.

Y con este aumento del volumen de las transacciones en línea se produjo un incremento de la ciberdelincuencia en sus múltiples formas. En Brasil, por ejemplo, esto se manifestó a través de las redes sociales, con la creación de innumerables perfiles falsos por parte de las empresas del sector, lo que provocó la intervención de las autoridades e incluso de Facebook.

Pero cuando se trata de los ingresos globales de las aerolíneas, el impacto parece inconmensurable. Por dar sólo una indicación, RSA Security y Juniper señalan que el sector de las aerolíneas es víctima del 46% de las transacciones fraudulentas en Estados Unidos, lo que se estima en 1.000 millones de dólares de pérdidas anuales.

Para explicar en qué consiste este fenómeno, investigar sus causas y explorar algunas soluciones, Vesta, la plataforma digital estadounidense para la seguridad de las transacciones de compra online, ha publicado un artículo dirigido al sector.

En este sentido, Oscar Bello, CEO de Vesta Americas, dijo: «En el contexto de la recuperación, los ciberdelincuentes están encontrando nuevas formas de explotar el sistema de pago digital. La buena noticia es que con el aprendizaje automático y la detección automatizada del fraude, las aerolíneas pueden tener mucho más control sobre el impacto de las transacciones fraudulentas en sus resultados.

Pero antes de llegar a esas soluciones, la empresa explica por qué el fraude es especialmente frecuente en las ventas de las aerolíneas. Y la razón principal, entienden, es que «las barreras para comprar un billete de avión son excepcionalmente bajas». «La mayoría de las herramientas automatizadas de detección del fraude se basan en la identificación de discrepancias en puntos de datos estándar (como su dirección, dirección IP o número de teléfono), pero cuando se trata de comprar un billete de avión, a menudo no hay puntos de datos estándar de referencia», argumentan.

La propia práctica de la comercialización de las aerolíneas es un modelo de riesgo: los consumidores suelen comprar los billetes de avión mientras viajan, lo que dificulta la verificación exacta de su dirección IP, y los billetes suelen comprarse en línea e imprimirse en el domicilio del cliente o añadirse a un monedero digital, lo que dificulta enormemente las verificaciones.

Al mismo tiempo, en Vesta señalan que esto es muy difícil de controlar con el gran volumen de transacciones. Para ponerlo en perspectiva: La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) informó de que sólo la Organización de Tráfico Aéreo (ATO) gestiona más de 45.000 vuelos con 2,9 millones de pasajeros en un día medio.

Pero lejos de verlo como parte del problema, la tecnología actual nos permite verlo como una ventaja, ya que genera una enorme cantidad de Big Data que puede ser analizado y utilizado a favor del llamado machine learning, Deep Learning de la inteligencia artificial. De hecho, se trata de plataformas capaces de detectar patrones y aprender de esta enorme masa de datos disponibles, y ésta es la contribución clave para reducir el riesgo de fraude sin comprometer las operaciones legítimas.

Además del gran volumen de transacciones, otro gran obstáculo es que las compañías aéreas suelen estar dispuestas a asumir riesgos para cerrar la venta y llenar las plazas. Esto lleva a plantear estrategias para reducir los rechazos de lo que deberían ser transacciones válidas, ya que se estima que esto podría costar al sector unos 386.000 millones de dólares a nivel mundial para 2023.

Por eso, estos modelos de inteligencia artificial están ganando adeptos en el sector, no sólo entre las aerolíneas, sino también entre los agentes de venta de billetes de todo el mundo. El objetivo es el mismo: «Eliminar eficazmente los costes cada vez mayores del fraude, la revisión manual de las transacciones y los ajustes por devolución de cargos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí