“Centroamérica y el Caribe están en pañales en turismo”

0
369

FrankRainieri5Punta Cana.  “Creemos que Centroamérica y el Caribe están en pañales. Al Caribe solo llegaron 23 millones de turistas el año pasado, de 1,100 millones de personas en todo el mundo”, afirmó el presidente del Grupo Puntacana y uno de los hombres que más empuje le ha dado al desarrollo del turismo en los últimos años.

El empresario turístico cree que uno de los errores que se comete en la región es verse como competencia, cuando en realidad lo que cada país es aliado del otro en procura del desarrollo del turismo en cada polo.

“El error nuestro es hablar de competencia, no somos competencia; tenemos que ser aliados. Debemos decir el Caribe es uno, es nuestro archipiélago y para nosotros estas son nuestras tarifas y reglas y el que quiera venir que venga”, asegura Rainieri al referirse al paso de cruceros y las restricciones que intentan imponer para sacar tarifas más bajas.

Rainieri ha logrado una de las empresas más pujantes del turismo: el Grupo Puntacana; además, sus inversiones y el trabajo en el turismo ha convertido la zona de Punta Cana en principal destino del país y el destino referencia nivel mundial.

Nada de lo que ha construido Rainieri hubiese sido posible sin un liderazgo estructurado, y sin la convicción de que todo se consigue y se logra un paso a la vez, sin prisas, pero sin pausas. El empresario dominicano dijo que siempre ha creído que desde el sector privado se puede hacer tanto como desde el gobierno, y a eso ha apostado toda su vida.  

Su retiro del negocio está pautado para 2020, la fecha en la que el relevo generacional de su familia tomará las riendas del negocio. La idea que ha manejado desde hace años ha sido involucrar a sus hijos en los negocios para que entiendan su valor y se enamoren de los proyectos Punta Cana.

Ahí nace entonces su tesis de que las grandes empresas familiares son las que logran subsistir ante las graves crisis que han afectado al mundo, y las que son dirigidas por personas que no las concibieron ni les duele, tienden a la quiebra. “Es inculcar amor y pasión a los hijos para que no solo vean rentabilidad en sus negocios, cuando solo se ve rentabilidad se pierde la visión”, señala el empresario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí