El Aeropuerto de La Habana reabre tras 8 meses cerrado por la Pandemia

0
49

El Aeropuerto Internacional de La Habana, la principal puerta de entrada a Cuba y la única en la isla donde las aerolíneas estadounidenses pueden volar, reanudó sus operaciones regulares el domingo después de haber estado cerrado durante ocho meses debido a la pandemia de coronavirus.

En este primer día, las dos terminales internacionales del aeropuerto de la capital cubana tenían programados más de 20 vuelos, once de los cuales procedían de los Estados Unidos y el primero en aterrizar esta mañana fue una de las aerolíneas SwiftAir con origen en Miami, que fue recibida con los tradicionales arcos de agua a presión.

La reapertura del aeropuerto José Martí, que desde abril sólo ha operado vuelos humanitarios y de carga, se llevó a cabo de acuerdo con estrictos protocolos de bioseguridad que se mantendrán durante toda la crisis sanitaria, dijeron a la prensa los funcionarios del aeropuerto.

Estas medidas ya estaban en vigor en los otros nueve aeropuertos internacionales del país, que reanudaron sus operaciones hace un mes y desde entonces han recibido vuelos de países como México, Canadá, Alemania y Rusia.

PROTOCOLOS DE REAPERTURA

Los protocolos de bioseguridad incluyen la toma de temperatura en varios puntos del aeropuerto, una evaluación física de cada pasajero, la entrega de una declaración jurada de salud, el uso obligatorio de la máscara, la distancia física y la desinfección de las manos.

Todos los pasajeros se someten a una prueba de PCR a su llegada y a una segunda prueba al quinto día de su estancia en territorio cubano, cuyos resultados se conocerán en un plazo de 24 a 48 horas en ambos casos.

El jefe del Departamento de Control Sanitario Internacional del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Carmelo Trujillo, dijo que todos los viajeros estarán bajo vigilancia epidemiológica en su destino, ya sea en casas de familiares, casas alquiladas o instalaciones turísticas.

Los viajeros deben permanecer aislados hasta que se les notifique el resultado negativo de la segunda prueba de PCR, dijo el funcionario, quien subrayó que las medidas establecidas para los aeropuertos, puertos y marinas tienen por objeto reducir al mínimo el riesgo de que los pacientes entren en el país.

A partir del 1º de diciembre, Cuba cobrará una tasa sanitaria de 30 dólares por estos protocolos para todos los viajeros, que estará incluida en el precio de los pasajes, por lo que no será necesario pagarla al llegar al país.

Liset Urgellés, Subdirectora General de la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeroportuarios (Ecasa), declaró que la tasa cubre tanto la ejecución de la PCR como el resto de las medidas y servicios de control sanitario internacional utilizados en la frontera.

El aeropuerto de La Habana concentra más del 50 por ciento de las operaciones aéreas de Cuba, con un flujo de hasta 20.000 pasajeros en pocos días, aunque por ahora se estima que se mantendrá entre el 30 y el 40 por ciento de este movimiento, según el funcionario.

ALIVIO DE LA ESCASEZ

La decisión del gobierno de reabrir el aeropuerto de La Habana coincide con el control de la segunda oleada del coronavirus en la capital, que durante semanas ha sido el epicentro de la pandemia en este país caribeño y ha estado sujeto a una severa actividad y restricciones de movimiento, incluyendo un toque de queda nocturno en septiembre.

En el último mes, según datos oficiales, las infecciones diarias en La Habana se mantuvieron por debajo de la doble cifra, con varios días en los que no se registraron nuevos casos.

Hasta la fecha, Cuba ha acumulado 7.590 casos de coronavirus y 131 muertes de covid-19.

La reapertura del aeródromo también debería dar un impulso a la economía del país, que atraviesa la crisis más grave de los últimos dos decenios, que se refleja en una escasez apremiante de productos básicos, alimentos y medicamentos.

La posibilidad de volver a viajar reactiva el tráfico de “mulas”, ya que se sabe que la gente vuela a otros países para comprar productos que escasean en los mercados y venderlos de nuevo a Cuba, un mercado negro que se ha utilizado durante años para aliviar la escasez crónica de alimentos en el país.

Esto se suma a los muchos suministros básicos que los cubanos del extranjero traen a sus familias en la isla.

Con el funcionamiento normal del aeropuerto de La Habana, también reanudarán las remesas informales de dinero en efectivo, que ha sido el canal más utilizado tradicionalmente por los emigrantes para enviar dinero a sus familiares en la isla.

Este aspecto es particularmente importante en este momento porque el 23 de noviembre, Western Union cerrará sus puertas en Cuba debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos a su contraparte cubana, la compañía financiera Fincimex, que está vinculada a un conglomerado controlado por las Fuerzas Armadas del país caribeño.

El aeropuerto de La Habana es el único que puede recibir vuelos de los Estados Unidos,

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí