La Ciudad de Santo Domingo y sus invaluables Tesoros Coloniales

0
282

Se celebró el aniversario de la fundación de la ciudad de Santo Domingo, Primada de América, que fue la sede del poder civil, político, militar y religioso del Reino de España en los territorios americanos descubiertos por la expedición del genovés Cristóbal Colón en 1492.

Santo Domingo de Guzmán fue la segunda ciudad fundada por los colonizadores españoles en 1496, tras la fundación de la villa de La Isabela en el norte de la isla de La Española, donde muchos habitantes enfermaron y se produjeron varias revueltas.

Según el historiador nacional José Gabriel García, la primera piedra para la construcción de Santo Domingo se colocó en la orilla izquierda de la desembocadura del río Ozama el 4 de agosto de 1496. Aunque la ciudad se denominó inicialmente Nueva Isabela, posteriormente se llamó Santo Domingo de Guzmán en honor al santo de la fundación. Aunque existe un desacuerdo entre los historiadores al respecto, ésta es la fecha en la que se conmemora el acontecimiento.

La ciudad se construyó sobre la base de un tablero de ajedrez, con calles dispuestas en ángulo recto y bloques rectangulares.

Entre los edificios coloniales más importantes de la capital destacan la Basílica Menor de Santa María de la Encarnación, también conocida como Catedral Primada de América, el Alcázar de Colón, primer castillo del Nuevo Mundo y sede del Virrey de las Indias, Don Diego Colón, y el Monasterio de San Francisco (del que sólo quedan las ruinas).

Otros edificios emblemáticos son el Museo de las Casas Reales, el antiguo Palacio del Gobernador, la Fortaleza del Ozama y el Panteón de la Patria, un edificio jesuita que alberga los restos mortales de varios representantes de la Orden de los Dominicos, y la iglesia del Convento de los Dominicos, el primer monasterio de América, por citar sólo algunos.

En 1990, la ciudad colonial de Santo Domingo fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco). Actualmente, la metrópoli está siendo restaurada y brilla con nuevo esplendor.

La llegada de Ovando y un torbellino
El 15 de abril de 1502, el comendador Nicolás de Ovando llegó a Santo Domingo como gobernador al frente de una flota de unos 30 barcos y pasajeros, entre los que se encontraban 2.500 personas, entre ellos «capitanes».

El historiador García relató que a principios de julio de 1502 se estaba gestando un huracán cuando una escuadra cargada de oro salió de Santo Domingo. A bordo se encontraban Francisco Roldán, Rodrigo de Bastidas, el cacique Guarionex y la mayoría de los principales líderes de las distintas revueltas que habían tenido lugar en la isla.

La ciudad de Santo Domingo quedó completamente devastada, por lo que el gobernador Ovando decidió trasladarla a la orilla derecha del Ozama.

La llegada de Nicolás de Ovando y sus compañeros tuvo un gran impacto en Santo Domingo, el núcleo alrededor del cual se desarrolló la colonia española en todos sus aspectos. El comandante promovió la colonización y la conquista, suprimió a los indios y consolidó el dominio español en la isla.

Bajo los gobiernos de Nicolás de Ovando y Don Diego, hijo del almirante Cristóbal Colón, Santo Domingo comenzó a desarrollarse y se construyeron algunos de los edificios emblemáticos de la antigua ciudad y de su rica historia.

Franja de la ciudad atravesada por el río Ozama.

Durante los siete años de su reinado, Ovando trasladó la ciudad de Santo Domingo a su ubicación actual, construyó el hospital de San Nicolás de Bari y construyó el baluarte (hoy conocido como Fortaleza Ozama).

La Fortaleza Ozama es la estructura militar más antigua de la isla. En la época colonial se llamó Torre del Homenaje en honor a los conquistadores españoles, y más tarde Torre de la Vigía o Torre de la Vigilancia, porque desde la cima se podía ver la entrada del río Ozama y la costa del mar Caribe.

La construcción fue iniciada en 1502 por Fray Nicolás de Ovando en piedra de coral. El maestro de obras Gómez García Varela dirigió la construcción de esta obra monumental en varias etapas. El edificio se utilizó con fines militares hasta la década de 1970, cuando se despojó de elementos adicionales para restaurar sus proporciones originales.

En 1937, el tirano Rafael Leónidas Trujillo reforzó la propiedad construyendo una muralla almenada, y sirvió de prisión hasta 1970.

Tesoros arquitectónicos

El casco antiguo de Santo Domingo cuenta con uno de los mayores tesoros arquitectónicos de América, la Catedral Metropolitana de Santa María de la Encarnación, que conserva una serie de joyas que la convierten en un edificio único cuyas características han sido analizadas y admiradas en foros internacionales.

El arquitecto Esteban Prieto Vicioso, especialista en la conservación de monumentos, dijo que la iglesia, cuya construcción se inició en 1514, es en sí misma un tesoro del patrimonio dominicano «porque es la Primada» y la única catedral gótica de América.

El parque Colón y la Catedral Metropolitana Santa María de la Encarnación. Foto: Marvin del Cid

Y argumentó: «Pero no es sólo por su estilo. También se debe a la forma en que está construido, los nervios de las bóvedas que funcionan estructuralmente».

Entre las características arquitectónicas del edificio, Prieto destacó la escalera de caracol, «marca de fábrica» del arquitecto renacentista segoviano Rodrigo Gil de Hontañón, que «participó en la construcción de la catedral».

El Alcázar de Colón
Ovando reinó hasta el 11 de julio de 1509, cuando Diego Colón, el nuevo gobernador colonial, llegó a la ciudad de Santo Domingo, acompañado por su esposa, la virreina Doña María de Toledo, y un gran número de damas y caballeros de la llamada nobleza.

Durante su reinado se construyó, junto al río Ozama, el actual Alcázar de Colón, otra imponente obra que destaca por su solidez y la armonía de sus formas.

 

Un ángulo del Alcázar de Colón.

Al inicio del reinado de Don Diego Colón, los frailes Pedro de Córdoba, Antonio Montesinos y otros sacerdotes dominicos llegaron a la ciudad, fundaron un monasterio y se convirtieron en constantes defensores de la desafortunada población nativa.

Los religiosos también difundieron los conocimientos que poseían en los conventos establecidos en la Universidad de Santo Tomás de Aquino, el Primado de América.

Imagen de las ruinas de San Francisco, en la era de Trujillo: Archivo General de la Nación

Invasión del corsario Francis Drake y sus ataques a la ciudad

En su larga historia, la ciudad de Santo Domingo ha sufrido experiencias traumáticas, como la invasión del corsario inglés Francis Drake en 1586. La ciudad fue saqueada y parcialmente quemada durante un mes, y la catedral se convirtió en cuartel para los forasteros.

Cuando los corsarios bajaron las campanas para retirarlas, una de ellas cayó sobre el techo de la sacristía, que era una bóveda, y rompió parte de ella, por lo que posteriormente se reconstruyó con vigas y tejas.

Drake y sus huestes capturaron las campanas de la iglesia, la artillería del fuerte, los cueros, el azúcar y las cañas almacenados en el puerto y otros almacenes, y los barcos que no habían sido quemados. La ciudad quedó en un estado de desastre y pobreza, muchas de sus iglesias profanadas y devastadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí