Por cada puesto de trabajo en un hotel, se crean cinco puestos de trabajo en otras áreas.

0
151

Un estudio de Asonahores y el Banco Popular muestra que el sector hotelero representa el 10% de los empleos del país.

El turismo dominicano tiene un efecto multiplicador sobre el empleo de más de cinco, lo que significa que por cada puesto de trabajo creado por la actividad hotelera se crean otros cinco, siendo la ciudad de Santiago la más relevante en este sentido.

El impacto de la industria hotelera en la creación de puestos de trabajo adicionales proviene de las actividades que los turistas realizan fuera del hotel, el transporte, el entretenimiento, las comidas, así como las cadenas de valor y el consumo generado por los empleados de este y otros sectores.

Así se desprende del estudio «Turismo dominicano: una década de aportes 2009-2019» presentado por el Banco Popular y la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores). Muestra que el sector representa el 10,1% del empleo total del país, lo que equivale a unos 500.000 puestos de trabajo.

Santiago es el destino con mayor efecto multiplicador en la creación de empleo por parte de la industria hotelera, 6,44 puestos de trabajo por cada empleo creado. En Santo Domingo y Puerto Plata se crean 5,4 empleos en otros sectores por cada empleo creado en el turismo.

En la provincia de La Altagracia (Punta Cana-Bávaro), se crean 5,2 puestos de trabajo en otros sectores por cada empleo creado por el turismo, según el estudio.

Raúl Ovalles, director de la consultora Analytica, quien presentó el estudio, dijo que en 2019, antes de la pandemia del COVID-19, los hoteles empleaban a 95,509 personas, generando 153,864 empleos directos, 142,865 indirectos y 180,826 inducidos, para un total de 573,063 empleos.

«Esto significa que uno de cada ocho empleos en el mercado laboral dominicano proviene de toda la cadena de valor del turismo. Estos puestos de trabajo han aumentado en 163.555 si se compara lo generado en 2019 con lo de 2009», explicó Ovalles.

Durante el periodo de referencia del estudio, el número de habitaciones de hotel pasó de 65.849 a 82.221, un aumento de 16.372 habitaciones.

Entre 2009 y 2019, la ocupación hotelera pasó del 66% al 71,6%.

La actividad turística en el país se ha convertido en un imán para la inversión extranjera directa (IED), que aportó 5.207 millones de dólares entre 2009 y 2019, periodo en el que el sector pasó de invertir 186 millones de dólares a 994,2 millones.

«A pesar de la crisis en 2019, la inversión extranjera directa total en el sector turístico alcanzó un máximo histórico de 994,2 millones de dólares. Uno de cada tres dólares que entraron en el país como inversión extranjera fue a parar al sector turístico», dijo.

Asimismo, el estudio muestra que ocho de cada diez dólares que entran en la República Dominicana por el turismo se quedan en el país y el 60% de los beneficios se reinvierten.

A la presentación del estudio asistieron el ministro de Turismo, David Collado, el presidente del Banco Popular, Cristóbal Paniagua, el presidente de Asonahores, Rafael Blanco Tejera, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Pedro Brache, y otros dirigentes empresariales del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí