RD se convierte en un modelo de buena gestión de crisis y en un destino de inversión de primer orden en América Latina

0
151

La República Dominicana ha conseguido superar con éxito la pandemia y mantener un impresionante programa de recuperación económica, especialmente en el turismo, la industria y la producción agrícola.

A pesar de que la pandemia del Covid 19 provocó un drástico descenso de la inversión extranjera en al menos 25 países latinoamericanos, la República Dominicana registró un crecimiento histórico de la inversión extranjera directa en el sector turístico en el último trimestre de 2020 y el primero de 2021.

Los datos del estudio sobre el impacto del turismo en la economía dominicana, publicado recientemente por el Banco Popular y la Asociación de Hoteles y Turismo (ASONAHORES), confirman no sólo el éxito que ha alcanzado el país en la recuperación del principal renglón de la economía nacional, sino también su liderazgo como destino de inversión en América Latina.

De hecho, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) acaba de situar a la República Dominicana en el primer puesto en cuanto a inversión extranjera directa (IED) de toda la región, un claro reconocimiento no sólo a la acertada estrategia del gobierno dominicano para contener la pandemia y recuperar la economía, sino también a la estabilidad política, la paz social y el compromiso con la transparencia del gobierno del presidente Luis Abinader.

Según el informe de la CEPAL, la República Dominicana registró 1.127 millones de dólares en inversión extranjera directa hasta julio de 2021, con proyecciones de terminar el año en 3.362 millones de dólares.

La actual valoración de la República Dominicana en la comunidad internacional ha llevado a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su secretario general António Guterres, a enviar una carta al presidente Luis Abinader solicitando la colaboración del país «para acabar con el hambre en el mundo».

Esta petición tiene que ver con el hecho objetivo de que, a pesar del impacto de la crisis sanitaria mundial, la República Dominicana ha sido capaz de aumentar la producción de alimentos, afrontar con éxito la pandemia y mantener un impresionante programa de recuperación económica, especialmente en las áreas de turismo, industria y producción agrícola.

El impacto del turismo en la economía
El estudio de Asonahores y Banco Popular, basado en una investigación de Analytica, muestra que en el periodo de 2009 a 2019, la entrada de divisas acumulada generada por el gasto de los viajeros más la inversión en turismo alcanzó los 68.217 millones de dólares, de los cuales el 82% se queda en el país si se tienen en cuenta las salidas por importaciones, publicidad exterior y retorno de inversiones.

También destaca que 8 de cada 10 dólares ganados con el turismo se quedan en el país y el 60% de los beneficios se reinvierten.

El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la República Dominicana generado por la demanda turística mostró un crecimiento medio del 8,01%. Las actividades privadas relacionadas directa o indirectamente con el turismo representan el 13% del PIB. Esta cifra aumenta hasta cerca del 16% si se incluyen las actividades públicas y el turismo interno.

La investigación muestra que las actividades turísticas han creado directa e indirectamente 573.000 puestos de trabajo en el país, lo que supone el 12,3% de todos los empleos del país.

En términos de impuestos, el turismo ha aportado más de RD$400 mil millones en impuestos, o un promedio de 1,28% del PIB por año. Y es el pilar de la balanza de pagos, contribuyendo a la acumulación de reservas internacionales.

Crecimiento sostenido
El informe fue presentado durante una reunión con representantes de los medios de comunicación y líderes de opinión a la que asistieron el Ministro de Turismo, Sr. David Collado, el Presidente Ejecutivo del Banco Popular, Sr. Christopher Paniagua, el Presidente de ASONAHORES, Sr. Rafael Blanco Tejera, el Presidente del CONEP, Sr. Pedro Brache, el Vicepresidente Ejecutivo de ASONAHORES, Sr. Andrés Marranzini, y otros líderes empresariales.

«Esta importante industria siempre se ha centrado en mantener y aumentar la prestigiosa posición que ha alcanzado en la región, a pesar de los diversos retos que ello conlleva. Esta determinación ha servido de motor de inspiración para afrontar el impacto del COVID-19, el mayor de todos los retos a escala mundial», dijo el presidente de ASONAHORES.

«Turismo dominicano: una década de aportes 2009-2019″ es el segundo estudio sectorial presentado conjuntamente por ambas instituciones. Fue precedido por el informe «Turismo dominicano, un mar de oportunidades», que se publicó en 2017.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí