Turismo sexual está en la mira de la Procuraduría dominicana

0
361

El procurador Francisco Domínguez Brito durante su intervención en la V Cumbre de la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur), que se desarrolla en Puerto Plata. Puerto Plata. El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, ha advertido a los principales actores turísticos que en la República Dominicana no se desarrollará el turismo familiar mientras persista el turismo sexual, en auge cada vez más sobre todo en las zonas de Sosúa, Cabarete y Boca Chica.

Según el funcionario, los grandes cárteles de trata de mujeres y de menores ponen en juego la dignidad humana y, a la vez, obstaculizan el desarrollo de un turismo dominicano que debería centrarse en el sano esparcimiento. 

 

Al hablar en la V Cumbre de la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur), que se desarrolla en este polo turístico de Puerto Plata, el magistrado Domínguez Brito lamentó que  la República Dominicana se encuentre entre los cinco países del mundo donde se practica este tipo de turismo, lo cual debería ser motivo de vergüenza.

Expresó que, como consecuencia de esa actividad,  muchas mujeres y jóvenes terminan en el mundo de las drogas, situación por la que instruyó a la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas, fortalecer la persecución y castigo contra la explotación sexual en la zona turística de Boca Chica y Puerto Plata.

Para esos fines, Domínguez Brito manifestó que dicha Procuraduría Especializada deberá solicitar ante la Dirección Nacional de Migración, tramitar la deportación de los nacionales extranjeros  propietarios de establecimientos que se lucran de la explotación sexual y el proxenetismo en esa importante zona turística.

Domínguez Brito advirtió que las autoridades ya no pueden permitir ni tolerar que personas de diferentes nacionalidades usen el territorio dominicano para instalar este tipo de negocios dedicados a mancillar la imagen de la mujer dominicana, explotando mujeres y adolescentes, muchas de las cuales posteriormente son  insertadas en redes de trata de personas internacionales, engañándolas y obligándolas a prostituirse en aguas extranjeras.

Condenó además, el hecho de que muchos extranjeros vengan al país y desde aquí promocionen a la República Dominicana, como el “paraíso del turismo sexual”.

 “Esta práctica debe ser enfrentada con rigor y sin miramientos. Hemos visto como muchas de estas jovencitas que son usadas para el comercio sexual, luego son insertadas en esas estructuras criminales que operan a nivel internacional, y salen del país casi siempre engañadas con falsos contratos y promesas laborales, viéndose obligadas a vivir un drama humano inaceptable, obligadas a prostituirse y teniendo que enfrentar muchísimas vicisitudes. Esto tenemos que detenerlo”, asegura Domínguez Brito.

El pasado mes de marzo el señor Erwin Seitel, ciudadano alemán, quien fungía como propietario y administrador del Nigth Club Caribbean Men’s Paradise, localizado en la calle Pedro Clisante, del municipio de Sosúa, provincia de Puerto Plata, fue deportado por el Aeropuerto Internacional de las Américas José Francisco Peña Gómez, por dedicarse al negocio del proxenetismo.

 Igualmente en el Distrito Nacional fue clausurado y confiscado, un establecimiento dedicado al proxenetismo que operaba en la avenida Pasteur, del sector de Gascue.

 

La  República Dominicana es el principal destino turístico del Caribe, con más de 4 millones de turistas al año y aportes a la economía por más de 5 mil millones de dólares, pero los turistas vienen a hacer turismo de sol y playa. La meta del país es que el turismo pueda llegar a 10 millones de turistas anual en un período de diez años.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí