El Imserso, mucho más allá de lo que nos cuentan

0
447

¿Volverá el Imserso en septiembre como se empeña en asegurar la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto? Las posibilidades son bastante escasas. Razones legales y sanitarias, así como la necesidad de consensuar con el sector turístico las condiciones, hacen pensar que el proceso se prolongará más allá de lo que podría hacer posible una reactivación a principios del próximo otoño. La primera: ¿cómo convocar un nuevo concurso sin haber resuelto el anterior?

La ministra Maroto no tiene competencias sobre los viajes del Imserso, pero está presionada por las distintas asociaciones del sector que quieren que se active cuanto antes. Las competencias corresponden a la vicepresidencia segunda del Gobierno, que incluye el Ministerio de Derechos Sociales y la Agenda 2030, y en concreto, la responsabilidad recae en la persona de Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales.

Como hemos venido publicando en este periódico, tanto las agencias de viajes como los hoteleros, representados en CEAV, CEHAT, HOSBEC o la Mesa del Turismo solicitan saber cuándo será la activación de los viajes senior y Maroto responde a estos como a preguntas de los medios de comunicación que será en septiembre cuando se pongan en marcha, sin entrar a valorar que el contrato anterior con la UTE adjudicataria no está resuelto.

El Gobierno tendrá que convocar un nuevo concurso, como ya anunció hace meses que haría. Pero antes hay que resolver el contrato anterior.

En estos momentos, si no se hubiera presentado COVID, estarían viajando los clientes del contrato que se firmó en 2019, que vencía el 30 de junio de 2021, y, a partir de ahí, Turismo Social y Mundiplan tenían derecho a la prórroga de dos años más del mismo contrato.

Pero de momento, el Imserso sólo ha anunciado que va a rescindir el contrato, pero aún no lo ha resuelto. Por tanto, sigue suspendido. Y las empresas mixtas están pendientes, por un lado, de la compensación del primer año del contrato por la suspensión del 11 de marzo del año pasado, cuando se cancelaron todos los viajes que estaban previstos hasta finales de junio de 2020.

Y luego el resto del tiempo de suspensión del contrato porque, como aún no está resuelto, las UTEs están anotando todos los gastos por la suspensión. Luego, por otro lado, cuando se resuelva el contrato, el Ministerio tendrá que indemnizarles por dicha rescisión. Porque, según ha podido saber este periódico de fuentes cercanas a las concesionarias, éstas no han sido informadas de la finalización del contrato ni han recibido ninguna indemnización, cuya cuantía aún se desconoce.

El Imserso tiene pendiente rescindir el contrato y dos indemnizaciones para Turismo Social y Mundiplan, una por la suspensión de los viajes a partir de abril de 2020 y otra por la resolución del contrato, que aún no se ha llevado a cabo.

Por otro lado, el Gobierno tendrá que tener en cuenta la situación de pandemia, y no es probable que active nada hasta que la mayor parte de la población esté vacunada, y no hasta que Sanidad no los autorice. Por su parte, Sanidad tendría que estar muy segura de lo que hace porque el Ejecutivo español podría recibir una seria advertencia de Bruselas por poner en circulación a una población de tan alto riesgo sin total seguridad.

Una vez rescatado el contrato, habrá que esperar a que se publique el nuevo pliego de condiciones, con qué condiciones, cuántas plazas, etc. Pero de momento el Ministerio no está dando ningún paso al respecto.
Será entonces cuando las UTEs puedan presentar sus nuevas ofertas, por parte de Turismo Social, Mundiplan y también Traveltino Senior, que ya ha comunicado su intención de presentarse al próximo concurso.

Retos y negociación con el sector
Pero, además de los plazos legales establecidos para cada paso, es muy probable que haya impugnaciones, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, y no sólo por parte de los grupos de distribución aspirantes en función de la resolución del concurso, sino también por parte tanto de los hoteles como de las agencias de viajes que quieren cobrar más por cliente que en concursos anteriores.

No sólo tendrán que reunirse y negociar con el sector, sino que tendrán un presupuesto mucho mayor si se conceden las subidas solicitadas por agencias y hoteles.

En medio de todo esto está la situación sanitaria y la baja tasa de vacunación. Cuando aún no se han vacunado a finales de marzo la población mayor de 80 años, y estos no son los más propensos a viajar con el Imserso, sino los que tienen entre 65 y 75 años, que aún se mantienen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí