En Brasil, 35.000 empresas turísticas desaparecieron a causa de la pandemia

0
337

Duro impacto en la industria local a pesar de la pronta apertura del turismo interno

A pesar de la reapertura anticipada del turismo interno en Brasil en mayo de 2020 y de un paquete de ayudas oficiales multimillonarias, el sector no pudo evitar el cierre masivo de negocios. Según la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC), unos 35.000 establecimientos tuvieron que cerrar sus puertas tras una caída del 30% en sus ingresos.

Mientras gran parte del mundo permanecía en el mayor aislamiento, en mayo de 2020 el gobierno de Jair Bolsonaro puso en marcha una desescalada anticipada del turismo interno en Brasil, y desde entonces la actividad ha ido creciendo mes a mes, transformando al país en la nación de la región con mayores perspectivas de recuperación, tanto por sus vuelos como por el flujo de pasajeros internos.

Sin embargo, a pesar de esta decisión basada en protocolos de bioseguridad y programas multimillonarios de asistencia económica para el sector privado afectado, Brasil no ha podido contener la pandemia para evitar que se lleve no sólo la vida de 345.000 personas, sino también el sustento de 35.000 empresas turísticas.

Así lo informó este jueves 8 de abril la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC), que destacó que porcentualmente es la mayor pérdida anual desde 2016, cuando el país estaba en plena recesión. En total, estiman que a pesar de esa reactivación que se verificó hacia fin de año, se acumuló una baja del 13,9% en relación a las unidades que operaron en 2019.

Entre febrero y abril de 2020 el volumen de ingresos del sector verificó una caída del 68%; gracias al impulso de los meses posteriores el turismo logró cerrar 2020 con un nivel de facturación un 30% inferior al pre-pandémico.

Los datos de la actividad turística, señalaron, contrastan con los registrados en otras como la industria tradicional, que tuvo el año pasado un crecimiento del 3%.

Para la CNC, la crisis provocada por el COVID-19 afectó a establecimientos de todos los tamaños. Sin embargo, las que sufrieron mayores pérdidas fueron las micro y pequeñas empresas, con un total de 30.720 unidades cerradas en el último año, lo que corresponde al 87% del total. La mayoría de estas empresas estaban ubicadas en São Paulo, Minas Gerais, Río de Janeiro y Paraná.

Pero para la entidad, la mayor causa fue sin duda el impacto de la crisis económica en la demanda. Según sus datos, el consumo en 2020 alcanzó sólo 535 millones de dólares, un 50% menos que en 2019, lo que se traduce en el volumen más bajo desde 2003, según el Banco Central.

Qué tipo de empresas se vieron afectadas por estos 35.000 cierres? Todos los rubros: hubo saldos negativos en bares y restaurantes; hoteles, hosterías y similares; y agencias de viajes.

Finalmente, en una medición parcial del período de la pandemia (marzo de 2020 – enero de 2021), la CNC calcula que el turismo brasileño acumuló pérdidas por unos US$ 48.928 millones, lo que llevó a la eliminación de 397.000 empleos formales, de los cuales 211.100 correspondieron a empresas de bares y restaurantes; unos 90.700 al transporte por carretera; y 56.500 a hoteles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí